MoralesArias Abogados

Teletrabajo

Mas allá de consideraciones ampliamente difundidas acerca de las modalidades de ejecución de las actividades laborales de los trabajadores, recomendadas con ocasión de la pandemia e implementadas por muchas empresas para mantener su operación, la productividad del país y conservar puestos de trabajo, (ver artículo relacionado al respecto) muchas empresas contemplan la posibilidad y otras ya han decidido estructurar de manera definitiva sus relaciones laborales valiéndose de las tecnologías de la información y las comunicaciones TIC cambiando el paradigma, hasta hace poco imperante, de cumplimiento de horarios por el de objetivos e incremento de la productividad a través del Teletrabajo.

El Teletrabajo se encuentra regulado a través de la Ley 1221 de 2008, (reglamentado por el Decreto 884 de 2012 y compilado en el Decreto 1072 del 26 de mayo de 2015) cuyo artículo segundo lo define como una forma de organización laboral, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros utilizando como soporte las tecnologías de la información y la comunicación – TIC para el contacto entre el trabajador y la empresa, sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio específico de trabajo en tres modalidades: Autónomos, Móviles y Suplementarios.

Si bien el Teletrabajo se encuentra regulada por una norma legal diferente del Codigo Sustantivo del Trabajo, la primera establece las mismas garantías laborales, sindicales y de seguridad social contempladas en la segunda para los trabajadores. Sin embargo, conforme el numeral primero del artículo 6° de la Ley 1221 de 2008 “A los teletrabajadores, dada la naturaleza especial de sus labores no les serán aplicables las disposiciones sobre jornada de trabajo, horas extraordinarias y trabajo nocturno.” No obstante la anterior, el Ministerio de Trabajo adelanta una vigilancia especial para garantizar que los teletrabajadores no sean sometidos a excesivas cargas de trabajo. Así mismo, previa la implementación de la modalidad de teletrabajo, el empleador debe consultar con su Administradora de Riesgos Laborales (ARL) sobre la prevención de riesgos del teletrabajo.

Por otra parte, los empleadores deberán proveer y garantizar el mantenimiento de los equipos de los teletrabajadores, conexiones y programas; así mismo el valor de la energía y los desplazamientos ordenados por él, necesarios para desempeñar sus funciones.

En cuanto a la provisión de equipos y su mantenimiento, El Artículo 57 del Código Sustantivo del Trabajo establece que “Son obligaciones especiales del patrono 1. Poner a disposición de los trabajadores, salvo estipulación en contrario, los instrumentos adecuados y las materias primas necesarias para la realización de las labores”. La salvedad mencionada “salvo estipulación en contrario” permite como excepción el pacto entre trabajador y empleador en el cual el primero suministre el equipo informático; en cuyo caso, el empleador deberá compensar el costo que le genere esa herramienta al teletrabajador, o entregar una prima extra en compensación por la utilización de las herramientas tecnológicas para fines laborales. En el mismo sentido y dado que el empleador no puede trasladar los gastos de funcionamiento de la empresa al teletrabajador, deberá reconocer a este el costo asociado al servicio de energía o conexiones cuando este se genere.

Ahora, más allá de la implementación de una herramienta eficaz para atenuar la crisis económica, el teletrabajo ofrece una amplia gama de beneficios para las empresas, sus trabajadores y la sociedad en general. Para la empresa, por nombrar algunos, supone una importante reducción de costos fijos en planta física, arrendamientos, mantenimiento, servicios públicos, incremento en la productividad equivalente a mayores ingresos y mayor crecimiento del negocio; equilibrio entre los espacios laborales y personales de los empleados que generan mayor calidad de vida que se traduce en mayor productividad.

Para los trabajadores representa la posibilidad de trabajar en lugares distintos a su oficina; mejora en su calidad de vida y aumento de su rendimiento; ahorros en tiempos y dinero por desplazamientos entre hogar y oficina y aumento en la calidad de la alimentación; reducción del estrés por congestiones del tráfico vehicular y más tiempo para la familia; entre otros.

Por su parte para la comunidad en general conlleva mejoras en el medio ambiente al reducir el desplazamiento de vehículos de combustión hacia la empresa; inclusión laboral de población vulnerable en situación de discapacidad gracias a las TIC; aislamiento geográfico; mujeres y hombres cabezas de familia; mejoramiento de la movilidad en las ciudades y reducción del tráfico asociado a las jornadas de trabajo; integración de los últimos avances de la tecnología y nuevas formas de trabajar.

Área Derecho Laboral – MA&AA

Compartir:

Más artículos

Envíenos un mensaje

Indicadores Económicos

Nuestro propósito es convertirnos en su aliado jurídico, a través del tranquilo y constante desarrollo de su actividad empresarial, generadora de nuestra búsqueda de la excelencia.

Póngase en contacto con nosotros hoy para una consulta gratuita.

Boletin informativo

Suscríbase a nuestro boletín de noticias.

Abrir chat
1
Hola, ¿podemos apoyarle?